moda salud belleza consejos ropa mujer amor musica maquillaje

Mujeres y estilos

Moda y belleza

Cómo me visto para una fiesta

Laura Malpeli de Jordaan

Master en Asesoramiento de imagen certificada por Colour me Beautiful

Creadora de Styletto Image Studio

www.styletto.com.ar

Las fiestas son ocasiones para celebrar y podemos lucir outfits más llamativos que en el día a día, pero ¿cómo elegir la mejor opción?

Cómo me visto para una fiesta

Lo principal es considerar nuestro estilo. La fiesta puede ser una ocasión más formal de lo que vestimos a diario pero esto no implica que debamos modificar nuestro estilo, que es nuestra esencia, lo que nos define, sino que simplemente debemos adaptarnos al contexto. Por ejemplo, una mujer de estilo clásico no debería para una fiesta optar por un look llamativo ya que lo más factible es que se sienta incómoda.

También tenemos que tener en cuenta nuestro tipo de cuerpo. Si tenemos caderas más anchas y hombros más angostos, a diario emplearemos recursos para ensanchar visualmente los hombros con el fin de que parezcan más armónicos con respecto a las caderas y éstas quedarían en un segundo plano, para no verse más grandes. En el mismo sentido, la elección del outfit de la fiesta debe considerar nuestras características, no solo en cuanto a tipo de cuerpo sino también en cómo son nuestras proporciones (un vestido de cintura baja o caída, es ideal para una mujer que tenga torso corto pero no lo será para una de torso largo en relación a las piernas, más allá de que ambas puedan tener el mismo tipo de cuerpo).

El escote a elegir también importa: si es demasiado cerrado, dará la sensación de más volumen en la zona del busto y viceversa, pero, a su vez, hay que considerar cómo se ve de espaldas. Por ejemplo, un escote halter deja al descubierto la zona superior de la espalda y visualmente, la agranda, así que debemos ver si, más allá de ser el escote correcto para nuestro tipo de busto, es funcional para nuestro tipo de cuerpo desde todos los ángulos.

Otro factor son los colores a emplear ya que para las prendas y accesorios cercanos al rostro, necesitamos tonos que nos aporten luminosidad sin quitarnos protagonismo o hacernos ver cansadas. Una mujer de cabello oscuro y ojos claros se verá apagada con un vestido en tono pastel o tenue, mientras que una mujer con un aspecto más uniforme en cabello, ojos y tez se verá opacada si usa un color demasiado estridente o vivo cerca del rostro.

En la actualidad, hay multiplicidad de opciones y esto implica que podemos encontrar vestidos cortos y largos. Lo fundamental es elegir según nuestro tipo de piernas y las proporciones. Si deseamos lucir las piernas, un vestido corto acompañado de unos buenos tacos será una opción ideal. Lo que debemos considerar siempre que las piernas queden a la vista, es que el tipo de taco que usemos debe guardar armonía con éstas: si las piernas son largas y delgadas, un taco angosto será el mejor aliado. Desde ya, el tipo de taco también depende del lugar donde se lleve a cabo el evento.

Los accesorios que incluyamos deben guardar coherencia con la indumentaria y uno de ellos debe ser protagonista, mientras los demás acompañan ya que demasiados complementos llamativos pueden hacer que nuestro look se perciba como recargado. No hace falta que tengan el mismo color que las prendas, pero sí que permitan lograr una imagen armónica y coherente, también fiel al estilo propio y al momento del día.

Tanto el maquillaje como el peinado también deben elegirse según estos criterios ya que, por ejemplo, un estilo más apto para el día puede llegar a afectar cómo se nos perciba, pareciendo que no guarda relación con la vestimenta ni con los accesorios. Para el peinado debemos considerar nuestro tipo de rostro ya que una mujer de rostro alargado, como Sarah Jessica Parker, no se beneficiará con recogidos altos ni con el cabello muy largo suelto, otros estilos como un recogido de costado y más bajo, o bien un peinado con desmechado a lo largo del rostro, resultarán más sentadores.