moda salud belleza consejos ropa mujer amor musica maquillaje

Mujeres y estilos

Moda y belleza

Fin de Año…sentimientos encontrados

Lic. Santiago Gómez

Director de Decidir Vivir Mejor y del Centro de Psicología Cognitiva

Las Fiestas Navideñas y de Fin de Año pueden generar emociones encontradas. Mientras que para algunos resulta un momento de alegría y diversión para disfrutar junto a familiares y amigos, otras personas lo viven con angustia y hasta en algunos casos llegan a deprimirse. De hecho, el malestar de muchas personas se ve reflejado en el comentario, “me acostaría a dormir el 23 de diciembre y me levantaría el 2 de enero”, es decir, cuando las Fiestas ya pasaron, y por lo tanto se recupera la calma emocional.

Fin de Año...sentimientos encontrados

Las Fiestas son una época poco deseada para muchas personas debido a los recuerdos y emociones que se asocian con situaciones de pérdidas. Existen varias razones:

– la muerte de seres queridos.

– rupturas de pareja.

– problemas económicos.

– distanciamiento de amigos y o familiares.

– frustraciones personales.

La hora del brindis es el momento más emotivo que le sucede a muchas personas adultas, porque en ese momento, afloran todas las emociones. Se trata de la situación de mayor tensión interna ya que acceden a la conciencia, los recuerdos que tienen que ver con las perdidas afectivas.

¿Existe la depresión por las Fiestas?

Si, tiene que ver con una alteración en el estado del ánimo, que se va agravando a medida que se va acercando el 24 y el 31 y continúa después de que pasaron las Fiestas. Los síntomas más frecuentes que caracterizan dicho estado son:

– angustia intensa.

– ansiedad.

– perdida del interés por el exterior.

– sensación de que la vida no tiene sentido vivirla.

– deseo de no continuar viviendo.

– alteraciones en el sueño; en la comida y en las funciones cognitivas.

Generalmente, éste padecimiento se da más en mujeres adultas que en varones, en personas que viven solas y sienten a su vez un profundo estado de soledad y sensación de abandono, ya vienen padeciendo un estado depresivo y las Fiestas terminan agravando dicho estado. También se da en aquellas personas que han sufrido recientemente pérdidas de seres queridos y se encuentran en pleno duelo, ya sea por fallecimiento o por distanciamiento debido a algún conflicto.

Es importante tener en cuenta que no son las situaciones del exterior las que nos perturban y nos deprimen cuando llegan las Fiestas, sino como cada uno interpreta los diferentes hechos negativos que le han ocurrido al sujeto en el transcurso de la vida. Esto significa que frente a las mismas situaciones desagradables, cada uno las va a interpretar de acuerdo a sus creencias y pensamientos, -disfuncionales o saludables- que van a influir en el estado del ánimo.

Algunos consejos que pueden resultar de gran utilidad son:

– Prevención: si ya conoce el efecto perturbador que le generan las Fiestas, trate de tomar con tiempo recaudos para protegerse, como por ejemplo, pedir ayuda a los profesionales que trabajan en el campo de la Salud Mental, donde se pueda beneficiar con los tratamientos psicoterapéuticos, más adecuado a su problemática.

– Perdida de seres queridos: no están físicamente con nosotros pero están de otra manera, en los recuerdos, anécdotas y vivencias que hemos compartido. Esto significa que uno renuncia a lo físico, para quedarse en lo imaginario.

– Expectativas: es importante que las personas le puedan dar el sentido que realmente tienen el 24 y el 31, para no generar grandes expectativas que son las que van a provocar el estado de sufrimiento.

– Balance: trate de poner el énfasis en todo lo positivo que ha vivido, el objetivo es que el balance le dé positivo, para que pueda lograr un estado de mayor bienestar.

– Evitar el aislamiento: estar solo potencia la angustia y los estados depresivos, por eso es importante, poder planificar con quien uno va a pasar las Fiestas, ya que al estar acompañado, se atenúa el malestar.

– Predisposición: si uno reniega sobre lo que igual va a suceder, lo único que logra es aumentar el malestar, pero no logra que las Fiestas no ocurran, por lo tanto lo más saludable es poner el énfasis en lo positivo.
Psicólogo Santiago Gómez
Director de Decidir Vivir Mejor y del Centro de Psicología Cognitivawww.decidirvivirmejor.com.ar