moda salud belleza consejos ropa mujer amor musica maquillaje

Mujeres y estilos

Moda y belleza

Una buena higiene bucal se inculca en la niñez

Una forma acertada de arraigar esta conducta es realizar la rutina de limpieza en familia
Una buena higiene bucal es la única forma de prevenir enfermedades odonto-estomatológicas. Es por esta razón que los padres se preocupan de que sus hijos aprendan la forma correcta de cepillarse los dientes y el uso de otros implementos como la seda y el enjuague. Si este hábito no es inculcado correctamente con el pasar de los años va siendo olvidado y como consecuencia, aparecen las enfermedades dentales más conocidas, como la caries, gingivitis, placa, sarro, entre otros.

“Una mala higiene bucal provoca la aparición de caries, mal aliento, infecciones periodontales e incluso, en pacientes portadores de prótesis, infecciones por hongos. Esto finalmente repercute en la pérdida de piezas dentarias afectando la masticación y en la mayoría de los casos la autoestima de los pacientes”, explica Maximiliano Silva, Cirujano Dentista Clínica Red MyD.

Una buena higiene bucal se inculca en la niñez

Un buen ciclo de higiene bucal está constituido por los siguientes 4 pasos, que realizados correctamente disminuyen la posibilidad de presentar problemas dentales.

El cepillado: debe realizarse después de la ingesta de comidas, para evitar la acumulación de residuos en los dientes. El cepillado es el paso más importante de todo el ciclo de limpieza ya que favorece en la protección bucal.

El hilo dental: Después de un correcto cepillado nada mejor que la utilización del hilo dental, el cual facilita la remoción de residuos de comida que quedan alojados en lugares donde el cepillo, no puede llegar. Lo recomendable es realizarlo una vez al día.

El enjuague bucal: Los enjuagues ayudan a eliminar las bacterias que se alojan en la boca, las que causan el mal aliento y la proliferación de enfermedades, además que complementa el 75% de la boca que no abarca el cepillado, fortaleciendo los dientes frente a las caries, manteniendo las encías sanas y previniendo el sarro.

Vista al odontólogo: Es importante contar con la opinión de un especialista. Visitar al odontólogo, por lo menos dos veces al año, nos dará la certeza de que la higiene bucal se está realizando de forma efectiva, con lo cual se disminuyen los riegos de padecer enfermedades y se trabaja por el mantenimiento de una óptima y eficiente limpieza dental.

En la actualidad existen productos adecuados para cada uno de estos pasos, algunos pueden ser usados por toda la familia, como Listerine Zero, el que por su fórmula sin alcohol, se puede integrar a la rutina familiar haciendo participes a los más pequeños del proceso y dejándolos con un aliento fresco, evitando las sensaciones de ardor y molestias. “Los enjuagues bucales, siempre y cuando sean usados como terapia complementaria al cepillado dental, contienen elementos antisépticos que ayudan a prevenir la formación de caries y mantener la encía sana, además presentan pequeñas cantidades de flúor que refuerzan la estructura dentaria, y por último contienen elementos aromáticos que dan la sensación de frescura y buen aliento” Señaló el especialista.

Crear hábitos de limpieza dental que incluyan a toda la familia es fundamental para generar rutinas diarias que facilitan la protección dental, promueven las buenas costumbres y benefician la salud del individuo.