moda salud belleza consejos ropa mujer amor musica maquillaje

Mujeres y estilos

Moda y belleza

Por qué NO puedo dejar de preocuparme

Lic. Santiago Gómez

Director de Decidir Vivir Mejor y del Centro de Psicología Cognitiva

En la actualidad, muchas personas se sienten perturbadas debido a que no pueden dejar de tener pensamientos de preocupación, lo que genera un estado de ansiedad permanente.

¿Las personas se preocupan en exceso por cómo se vive en la actualidad?

Por qué NO puedo dejar de preocuparme

No son los hechos del exterior los que nos perturban, sino como cada uno los interpreta, de acuerdo a los pensamientos que aparecen, frente a las diferentes situaciones.

Los sujetos que se preocupan de manera excesiva, se caracterizan por tener pensamientos negativos. Éstos son:

– Anticipatorios: se anticipan de manera negativa a eventos futuros que puedan ocurrir.

– Catastróficos: lo que la persona se imagina, siempre es mas grave de lo que pasa en la realidad.

– Autonómicos: porque aparecen solos, de forma automática.

– Son excesivas e incontrolables: aparecen por hechos menores y el sujeto no los puede controlar.

– Cambiantes: si se extingue un foco de preocupación, se busca inmediatamente otro.

– Rumiación: son auto charlas negativas continuas. Es cuando no podemos dejar de pensar.

Causas:

Existen diferentes factores que intervienen en el proceso de los pensamientos de preocupación:

– Alteraciones en el sistema de neurotransmisión.

– Predisposición genética.

– Pérdida o separación de un progenitor en la infancia temprana.

– Sistema de pensamientos y creencias disfuncional.

Según los estudios e investigaciones actuales, las personas que padecen un estado de preocupación constante o excesiva, pueden desarrollar trastorno de ansiedad generaliza y/o trastorno del ánimo. La incidencia se da más en mujeres que en varones.

¿Cuál es el tratamiento mas adecuado para las preocupaciones excesivas?

Los resultados muestran que la Terapia Cognitiva resulta muy efectiva en el abordaje de los pensamientos de preocupación excesiva, trastorno de ansiedad generalizada y trastorno del ánimo – entre otras problemáticas – ya que utiliza diferentes técnicas que han sido probadas científicamente.

Con el paciente se trabaja a nivel cognitivo la idea sobre que no son los hechos del exterior los que generan las preocupaciones desmedidas, sino como cada uno interpreta las situaciones de acuerdo a los pensamientos que tiene. Por lo tanto, se le enseña a que aprenda a identificar los pensamientos que lo perturban para que pueda “detenerlos o interrumpirlos” y someterlos a la reflexión.

Algunas de las herramientas que se utilizan para el abordaje de las preocupaciones son:

– Psicoeducación: se le enseña al paciente como funcionan los pensamientos de preocupación para que pueda luchar contra los mismos.

– Reestructuración Cognitiva: significa aprender a Razonar acerca de los pensamientos de preocupación que tanto mal le hacen.

– Técnicas de Relajación.

– Tareas de exposición: enfrentar las preocupaciones y temores.

– Prevención de recaídas: aprender a estar atento para no recaer y ser nuevamente victima de los pensamientos de preocupación.
Psicólogo Santiago Gómez
Director de Decidir Vivir Mejor y del Centro de Psicología Cognitivawww.decidirvivirmejor.com.ar / info@decidirvivirmejor.com.ar