moda salud belleza consejos ropa mujer amor musica maquillaje

Mujeres y estilos

Moda y belleza

Manos limpias para prevenir enfermedades respiratorias

Por Belén Couso.
Las manos son las principales portadoras de bacterias que provocan enfermedades respiratorias y diarreicas, causas más frecuentes de muerte infantil, pero estudios de las Naciones Unidas consideran que una correcta higiene de las mismas podría evitar al menos un tercio de los más de 3,5 millones de fallecimientos anuales por neumonía y diarrea.

Además, según la Organización Mundial de la Salud la higiene de las manos es la medida primordial para reducir dichas infecciones.

También en nuestro país, donde los casos de bronquiolitis alcanzan su pico máximo de incidencia en esta época del año, los organismos nacionales y provinciales de salud recomiendan la higiene de las manos como acción fundamental para prevenir el contagio de esta infección viral.

Cuando el lavado de manos no es posible, puede utilizarse alcohol en gel, pero este tiene un efecto astringente que reseca la piel con tan solo un par de usos. Para protegerse de enfermedades y a la vez, cuidar la piel de las manos, hoy en Argentina existen geles humectantes con componentes antibacteriales, que cuentan además con la ventaja de una fragancia amigable para chicos y grandes.

Para prevenir enfermedades bacterianas y virales, la CMA Foundation Aware (Alliance Working for Antibiotic Resistance) recomienda:

– Enséñele a sus hijos a lavarse las manos con agua y jabón con frecuencia antes de tocar la comida y después de ir al baño.

– Enséñeles que deben taparse la boca cuando tosan o estornuden.

– Aléjese de las personas que fuman. El humo de los cigarrillos puede irritar la garganta y empeorar la tos de su hijo.

– No beba del vaso o taza de otra persona ni comparta los utensilios, para no generar contagios.

– Limpie las piletas, mesadas y tablas de cortar y escritorios con un desinfectante.

– Genere el hábito de utilizar alcohol en gel en las manos, ya que los niños llevan las manos a su boca constantemente.
Por: Belén Couso