moda salud belleza consejos ropa mujer amor musica maquillaje

Mujeres y estilos

Moda y belleza

El fín de un enemigo que parecia invencible

Esta es una excelente noticia en el campo de la salud, ya que revoluciona la manera de combatir uno de los enemigos más pertinaces de las uñas. Ha sido aprobado por la FDA el uso del Láser ND Yag q swichado Helios II para el tratamiento de la onicomicosis. En Buenos Aires este novedoso dispositivo está a disposición en la Clínica Hoogstra.mujeresHelios II trata la micosis ungueal u onicomicosis, con 90% de efectividad terapéutica. Los haces de luz atraviesan la uña sin dañar tejido sano y actúan específicamente en la profundidad, donde se encuentra el hongo. Sin molestias y en minutos, en contraposición con el tratamiento utilizado hasta hoy, que resulta mucho menos efectivo y tiene numerosos efectos adversos.El tratamiento de la onicomicosis con Helios II- un dispositivo que ya ha demostrado enorme efectividad y comodidad en la eliminación de manchas, lunares, tatuajes y pecas de la piel- demanda 4 o 6 sesiones, de a 1 minuto aproximadamente por uña.Este aparato cuenta con 3 piezas de mano que se adaptan a la forma de la uña y tamaño de la lesión. Con ellas el especialista puede realizar la vaporización específica del hongo mediante el láser microfraccionado en 81 puntos, sin dolor, sin cortes, ni efectos secundarios: terminada la sesión, el paciente se coloca su calzado y sigue su vida normal.Qué es la onicomicosisLa onicomicosis constituye el proceso patológico más frecuentes en las uñas. Se presenta más en las uñas de los pies que en las de las manos.Afecta, según algunos estudios recientes, hasta a un 18 % de la población; cifra que aumenta con la edad, ya que alcanza una incidencia de 48 % entre la población mayor de 70 años. Por otra parte, el 80 % de los deportistas padece de onicomicosis, ya que esta enfermedad aparece frecuentemente luego de una lesión en la uña, cosa común en quienes practican deportes intensivamente.El hongo que causa la onicomicosis prospera en los ambientes cálidos y húmedos. La exposición de los pies o manos en sitios como vestuarios, natatorios o baños públicos; así como el uso de calzado muy ajustado o de materiales no respirables, o de medias que permanecen húmedas con la transpiración favorecen el contagio.También hay condiciones de salud que predisponen a la onicomicosis, sobre todo la diabetes, los trastornos circulatorios y la disminución de las defensas por edad, estrés, o afecciones diversas.Los hongos pueden afectar una o más uñas. Clínicamente se las observa engrosadas, quebradizas, descoloridas, o a veces hay dolor al caminar.Se dispone de medicamentos antifúngicos (contra los hongos) tanto tópicos como orales, pero el tratamiento es un reto y sus resultados son muy variables, con una tasa de éxitos que ronda solo el 60%, dependiendo, entre otros factores, de si está afectada o no la matriz ungueal.Debido a que las uñas crecen lentamente, el tratamiento puede durar hasta un año y esto hace que muchos pacientes lo abandonen. Por otra parte, en la mayoría de los casos hay que utilizar medicación sistémica, la que presenta efectos adversos importantes (que van desde cefaleas y náuseas hasta daño hepático) en aproximadamente el 10% de los pacientes; y se requiere para administrarla un estudio previo del hígado.Por todas estas razones es que el tratamiento con Láser Helios II significa un avance de varios pasos adelante, ya que resuelve la micosis en las uñas de manos y pies sin toxicidad, en corto tiempo y sin necesidad de estudios previos.Informó:Dr. Ricardo Hoogstra. Cirujano plástico. Miembro titular de la Sociedad Argentina de Cirugía plástica, de la Sociedad de Cirugía Plástica de Buenos Aires, de la International Society of Aesthetic Plastic Surgeon, Pionero de rejuvenecimiento facial minimamente invasivo, docente de la Facultad de Medicina de la UBA. Jefe de Cirugía plástica del Hospital Penna. Pionero de la técnica Lipomodelación CERO invasiva. Director de la clínica que lleva su nombre.