moda salud belleza consejos ropa mujer amor musica maquillaje

Mujeres y estilos

Moda y belleza

Conseguir un bronceado perfecto es imposible

Así lo determinaron investigadores de la Universidad de Edimburgo, quienes descubrieron que la piel en la zona del derrier o más popularmente conocido como trasero, es la que más tarda en absorber el calor. Por lo que conseguir un bronceado perfecto y uniforme es casi imposible, porque de acuerdo a los estudios realizados se determinó que hay partes del cuerpo que tardan mucho más en absorber los rayos del sol y hay otras zonas del cuerpo que nunca alcanzan el mismo tono y esta parte de nuestra anatomía es el trasero.El estudio fue publicado por los investigadores en la revista “Experimental Dermatology”, en la que se señala que aparte del trasero, las zonas que también tardan en coger color son las piernas y la parte interior de los brazos.mujeres“Lo que demuestra este estudio es que las personas, en lugar de tener un solo tipo de piel, tenemos muchas diferentes según la parte del cuerpo y reaccionan de manera diversa ante los rayos ultravioleta”, dijo Jonahtan Rees, profesor de dermatología y coordinador de la investigación, al diario The Guardian.Así que los fanáticos de tomar el sol hasta volverse oscuros o casi negros no conseguirán lograr el bronceado perfecto. Además deberán tener presente que las zonas más difíciles de broncear son las que requieren de una mayor protección contra el cáncer de piel. El bronceado es producto de la producción de melanina por parte de la piel, que es una especia de defensa natural que impide absorber en exceso la radiación ultravioleta.Fueron cien personas las que participaron del experimento, quienes se pusieron bajo la lámpara de una cama solar para ver cómo se bronceaba su piel y luego seis sesiones se analizaron las áreas correspondientes a la espalda y las nalgas. “Nuestro trabajo muestra que, de alguna forma, todos estamos hechos de distintos parches y unidades de piel, que responden de forma diferente a los rayos del sol. Así, puede que podamos permitirnos diferentes grados de protección contra los efectos de la radiación solar”. Así lo indicó el profesor Jonathan Rees, quien estuvo a cargo de los investigadores que realizaron el experimento.