moda salud belleza consejos ropa mujer amor musica maquillaje

Mujeres y estilos

Moda y belleza

Juventud para nuestros ojos

Las arrugas, las bolsas y ojeras son los enemigos de la lozanía de nuestros ojos que en la mayoría de los casos aparecen simultáneamente. La piel del contorno de los ojos es la más frágil de nuestro cuerpo, nuestros ojos se abren y cierran unas diez mil veces al día, incluso no dejan de moverse cuando estamos dormidos, de ahí la importancia de tomar medidas para evitar el envejecimiento prematuro de esta zona.Por lo general es a los treinta años en que comienzan a aparecer las conocidas arrugas de expresión o patas de gallo y a los 40 años nuestros párpados muestran los primeros síntomas de flacidez, a los cincuenta el deterioro es más evidente, la cola de la ceja se hunde, en el párpado inferior se forman bolsas y aparecen las temidas ojeras producto de la relajación de los tejidos de los pómulos.Las arrugas se muestran prematuramente en las personas muy expresivas y que gesticulan mucho y los primeros síntomas son las llamadas patas de gallo, las primeras arrugas se instalan debajo de los ojos, la razón es que la dermis del contorno de los ojos es muy fina y tiene muy poco colágeno y elastina, además de ser una zona en constante movimiento, por lo que la piel va cediendo progresivamente.La aparición de las llamadas bolsas se debe a la ralentización de la microcirculación de la sangre, lo que afecta directamente a la zona de los ojos, que comienza a retener líquidos provocando hinchazón de los tejidos y la formación de las bolsas. Felizmente el constante parpadeo estimula el drenaje, mitigando la hinchazón. Por eso antes de acostarse es necesario aplicarse productos de contorno de ojos ligeros, en textura gel y que contengan activos descongestionantes y drenates. Se recomienda aplicarse estos productos en poca cantidad, ejerciendo suave presión con el dedo índice, desde el lagrimal hasta el extremo exterior del ojo.El origen de las bolsas se debe a la falta de sueño, al exceso de sal en la alimentación y el consumo de tabaco y alcohol, pero también puede deberse a un factor hereditario, para la solución de este problema existen tratamientos laser de última generación o una intervención quirúrgica.Las ojeras por su parte nos dan un aire de cansancio que nos envejece, quitando frescura a nuestra mirada, con una coloración marrón, morada o azulada debido a un exceso de pigmentación se debe en buena medida a un factor hereditario y en otros casos se debe a una congestión vascular, producto de una circulación demasiado lenta. Cuando esto sucede la cosmética ayuda a solucionarlo, activando la micro circulación del área ocular. La parición de las ojeras se debe también a la acumulación de estrés, falta de sueño o excesivo cansancio.mujeres